Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Los norteamericanos trabajaron de más, pero tuvieron mejor pegada que una Jamaica aguerrida, a la que batieron 1-3.

Estados Unidos se esforzó más de lo esperado, pero tuvo mejor pegada que una Jamaica aguerrida, a la que batió este miércoles por 1-3 en la semifinal de la Copa Oro 2019, confirmando así una nueva edición de la ya clásica rivalidad con México por el título.

Los norteamericanos, eso sí, contaron con una versión enchufada del explosivo Christian Pulisic. El del Chelsea anotó doblete a los 52 y 87 minutos, sentenciando a unos jamaicanos que, como la otra caribeña Haití, dieron la pelea y se metieron de lleno al choque con el 2-1 parcial.

Pulisic fue una de las bujías de los estadounidenses y no solo se hizo presente en la estadística del marcador, sino que fue de los más activos de su selección en la generación de opciones a gol, varias agotadas en las manos del portero jamaicano Andre Blake, una de las notas positivas de los Reggae Boyz en la copa.

Para los jamaicanos anotó Shamar Nicholson, ese mismo que puso el tanto ante Curazao en la primera ronda y una de las principales cartas goleadoras caribeñas en la competencia. Su tanto llegó en un segundo tiempo en el que los de negro y amarillo arrinconaron a la oncena de Gregg Berhalter. 

Pero la reacción llegó después con el tanto agónico de Pulisic para poner el definitivo 3-1 en los minutos finales, lo que dio un respiro a las Barras y las Estrellas.

El marcador se abrió apenas a los nueve minutos, con una diana de Weston McKennie, que llegó antes de que el salvadoreño Iván Barton mandara a ambos equipos a las duchas, por la amenaza de una tormenta sobre el Nissan Stadium de Nashville, cuando apenas marchaban 16 minutos.

Tras la reanudación, Estados Unidos cerró de mejor forma la etapa inicial, pero en una segunda mitad rocambolesca tuvo que mejorar su desempeño ante una Jamaica que generó sus ocasiones y en unos 45 minutos en donde llegaron los otros tres goles del encuentro.

Pese al vendaval, Estados Unidos se aferró a su experiencia en CONCACAF y logró controlar el marcador cuando más complicado estaba. Así, jugará este domingo a las 7:00 de la noche ante México, en el Soldier Field de Chicago.

"El equipo quiere a México", dijo al final McKennie. 

 

0
0
0
s2sdefault