Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Pese al pedido de que no amenizara el medio tiempo del Super Bowl, Maroon 5 ofreció su show junto a Travis Scott y Big Boi.

Opiniones encontradas es lo que suscitó la presentación de la banda californiana Maroon 5 ayer por la noche. Aunque algunos agradecieron que su vocalista, Adam Levine se quitará la camisa, a la gran mayoría de televidentes del Super Bowl LIII les pareció demasiado simple, aunque en mitad del espectáculo ocurrió lo que miles estaban esperando: imágenes de Bob Esponja irrumpieron en el show, en un homenaje al fallecido creador del programa de televisión, Stephen Hillenburg.

Aunque la pausa entre el encuentro entre los Patriots y los Rams estuvo llena de luces y fuegos artificiales de principio a fin, eso no bastó para posicionarse como el mejor –o por lo menos uno de los mejores– show del entretiempo, como lo fue el de Beyoncé, Madonna o Lady Gaga, por ejemplo; además de ser uno de los más cortos en duración.

El grupo estadounidense cantó grandes éxitos de su repertorio desde que se dieron a conocer en 2002. "Harder to Breathe", "This Love", "Girl Like You", "She Will Be Loved", "Sugar" y "Moves Like Jagger" fueron los sencillos que la banda interpretó.

Como ya se había anunciado, el escenario también lo compartieron con los raperos Travis Scott y Big Boi (rapero originario de Atlanta).

Uno de los momentos que más destacó fue cuando Levine, líder de la banda, bajó del escenario para convivir con algunos fanáticos.

 

0
0
0
s2sdefault