Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La actriz participó en la serie “The Last Ship”, de TNT. Dispuesta a seguir asumiendo retos, su nuevo papel es el de una española musulmana en “Hijab”, una serie de cinco episodios próxima a lanzarse.

Radicada en Los Ángeles y de padres salvadoreños, Andrea María Martínez Gómez, mejor conocida como Andrea St. Martine, sabe lo que quiere.

Tras estudiar en el San Francisco y graduarse de bachillerato del colegio La Floresta, en El Salvador, se mudó a Los Ángeles a sus 16 años. Ahí estudió producción de televisión, periodismo y radiodifusión.

Ahora, a sus 31 años, es una amante de las artes y se ha dedicado a realizar estudios especializados en interpretación. El esfuerzo está rindiendo frutos. Conoce lo que tiene que contar.

¿De dónde eres originaria?

Nací en Columbus, Georgia, Estados Unidos, pero antes de cumplir el año, mi familia volvió a El Salvador y, pues soy y me siento salvadoreña desde siempre.

¿Cómo comenzó tu interés en la actuación?

Desde chiquita. Me acuerdo que a veces, al terminar de ver películas, me encerraba en el baño y me ponía a actuar yo sola pretendiendo ser todos los personajes. ¡Te imaginas a mi mami buscando psicólogo para su hija menor! (Ríe).

En el colegio con mis amigos, bromeando, les actuaba y me ponía a llorar sacando lágrimas de verdad; todos se acuerdan de eso hasta la fecha. En Sívar, especialmente en mi círculo familiar, “la actuación” nunca se me puso como una opción de carrera. Y no es que culpe a mi familia, simplemente no era una carrera común o una que fuera “posible”. Así que cuando me gradué de bachillerato en El Salvador, y al continuar con mis estudios acá en Los Ángeles, tomé una clase de actuación en el college ¡y me enamoré!

Pero me tomó hasta unos cuantos años después, aceptar que era algo que deseaba hacer profesionalmente, sin importar el qué dirán ni el sacrificio que supone. Después de terminar mis estudios en el college, alrededor de mis 22 años, decidí empezar a estudiar actuación de forma profesional, sin dejar que nadie ni nada me detuviese.

¿Qué estudios has realizado en el campo de la actuación?

¿Por dónde empiezo? En el college, terminé un certificado de finalización de Producción de Televisión. Luego estudié en “Stella Adler Academy of Acting”, pero adonde yo realmente aprendí el arte de la actuación fue en un estudio llamado “Jocelyn Jones Acting Studio”. Estudié con Jocelyn Jones por alrededor de ocho años. Con Jocelyn aprendí que a veces las mejores presentaciones son las más simples, pero, en ocasiones, lo difícil es llegar a esa simplicidad. Ahora, si recibo un guion, me siento supersegura de mí misma en lo que hago, ya que tengo toda una técnica que utilizo para crear. Tuve suerte de haber sido entrenada por ella, ya que también ha entrenado en privado a grandes como Tom Cruise y Forest Whitaker, entre otros.

También tuve el privilegio de estar en el famoso “The Actors Studio” por un año y estudiar con el increíble Martin Landau, antes de que falleciera. Y, actualmente, sigo estudiando y lo seguiré haciendo por muchísimo tiempo más. La actuación es como cualquier otro arte en donde el artista nunca deja de mejorar, el bailarín no deja de bailar, el pintor no deja de pintar, a pues el actor no deja de actuar.

¿Cuáles han sido los proyectos en los que has participado? ¿Películas, series?

Gracias a Dios, sí he podido trabajar bastante como actriz. He hecho varios comerciales de marcas reconocidas internacionalmente. Películas independientes. Pero quizás la serie más reconocida en donde estuve en varios episodios es la serie de TNT “The Last Ship”.

¿Cuál ha sido tu personaje favorito de los que has interpretado?

¡Tantos! (Se ríe) Especialmente, porque siento que cada personaje me enseña algo y me hace crecer como mujer, y me ayuda a convertirme en un mejor ser humano. Quizás el último papel ha sido uno de mis favoritos, en el cual interpreté al personaje de Rania Domínguez, una joven española, estudiante de leyes, que está muy orgullosa de ser musulmana. Es una historia que toca muchos temas universales, pero enfocándose en que a pesar de las diferencias de cultura o religión, podemos de igual manera ayudarnos y entendernos los unos con los otros.

¿Cómo y cuándo la podremos ver?

Me encantaría decirles dónde pueden ver el proyecto, pero lastimosamente el creador/director no lo ha presentado todavía a una audiencia pública. No obstante, en cuanto tenga detalles, lo haremos saber por todos los medios posibles.

¿Haces otro tipo de actividades para completar tu perfil: cantar, bailar?

Sí. Me encanta bailar y siempre lo he hecho desde pequeña. Creo que lo traigo en mi sangre salvadoreña, (ríe). Pero también todavía juego squash por placer, aunque de pequeña tuve la oportunidad de competir y representar a El Salvador en el equipo junior nacional de mujeres, la cual fue una experiencia que jamás olvidaré. También hago yoga, pilates y hiking, entre otras actividades que involucran estar cerca de la naturaleza.

¿Qué planes tienes en un futuro cercano?

Pues ahorita estamos trabajando en un guion con el increíble director salvadoreño Arturo Menéndez. De igual manera, sigo audicionando para otros proyectos y trabajando duro sin parar. Bueno, aunque realmente no es trabajo, porque amo demasiado lo que hago. Todo lo que tenga que ver con actuación o la creación de una historia para mí es más placer que trabajo.

¿Vienes seguido a El Salvador?

Me encantaría ir todo el tiempo, porque amo demasiado a mi pulgarcito. Pero ya que la vida nos tiene muy ocupados a veces, pues trato de ir aunque sea una vez al año.

¿Cómo te gustan las pupusas?

¡¡¡Las pupusas son lo mejor que el hombre pudo haber creado para la humanidad!!! ¡Me encantan! Mis favoritas son las de frijol con queso, con salsa y curtido, por supuesto.

¿Qué es lo que más te gusta de El Salvador?

El clima tan perfecto y sus playas, pero sobre todo la gente… mi gente. Sívar tiene la gente más linda y afectuosa que he conocido. Los salvadoreños siempre estamos dispuestos a ayudar y echar la mano si está dentro de nuestras posibilidades. ¡Y, por supuesto, (me gusta) el mango twist!

 

0
0
0
s2sdefault