Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El club azulgrana, con Griezmann en banca, goleó al Sevilla aunque perdió tres jugadores, dos por expulsión y uno por sanción.

El Barcelona, en dinámica positiva de resultados, se impuso con autoridad 4-0 al Sevilla, un rival directo en la Liga española al que no se le da bien el Camp Nou y que pese a tener llegadas claras no definió y pagó caro.

Los culés, con Messi recuperando su nivel y un Luis Suárez firme en la definición, se llevaron los tres puntos en una actuación que dejó dudas en defensa, salvo las intervenciones acertadas de Ter Stegen y la falta de efectividad de Luuk de Jong, aunque dejó en claro que tiene gol, aprovechando los contragolpes, la capacidad individual de sus piezas (entre ellas, Dembélé) y su habilidad de generar fútbol en el área rival.

Todo apuntaba a que este domingo los tres delanteros Messi, Suárez y Griezmann tendrían una nueva oportunidad para mejorar los automatismos, pero Valverde sacó al francés y dio entrada a Ousmane Dembélé. Y en la medular, Busquets fue enviado al banco, mientras que De Jong, Arturo Vidal y Arthur conforman la zona del ecuador. En la zaga, la sorpresa fue Todibo, quien reemplazó al sancionado Clément Lenglet.

Inició el encuentro en el Camp Nou y pese a estar en condición de visitante, el Sevilla se planteó bien y por ello la posesión estuvo dividida, aunque con un cuadro culé que intentó generar acciones por las bandas. 

Pero la primera ocasión de alto riesgo fue para el equipo de Nervión, con un pase filtrado al centro y el tiro de Luuk de Jong que atajó con reflejos especiales Ter Stegen, a los 11 minutos. La atajada del alemán fue, por demás, inesperada, dada la ubicación del delantero rival y la calidad de su remate.

Volvió a asustar el Sevilla a los 18, con un nuevo centro al área blaugrana y un tiro desviado nuevamente de De Jong que atravesó toda el área chica pero se fue alejado de los tres palos de Ter Stegen.

Nuevamente el Barcelona vio peligro en su zona baja. Lucas Ocampos volvió a servirle un buen balón al holandés De Jong, pero este volvió a errar de cabeza.

Luis Suárez, en la siguiente, anotó, con el reloj marcando los 27 minutos. El Pistolero aprovechó un balón aéreo de Nelson Semedo y remató de forma vistosa, con una chilena que levantó a todo el estadio.

Llegó rápidamente el segundo y otra vez tras un intento en ofensivo de los sevillistas. Un pase al área de Arthur Melo fue interceptado en el área por Arturo Vidal, hablitado por el lateral derecho visitante y cerró la pinza con un toque suave que desvió la trayectoria del balón, sobre 32 minutos. Y dos después, Messi puso helado a Vaclik con un libre directo. 

A los 35 minutos, el Barcelona nuevamente asestó un golpe letal a la visita, tras una acción individual de Dembélé, que recortó a su marcador y lo dejó en el piso para definir ante Vaclik.

Empezó la segunda mitad y Julen Lopetegui dio entrada al exculé Munir y a Joan Jordán, buscando reacción. Salieron Nolito y Oliver Torres. Y a los 48, De Jong tuvo una cuarta chance, la más clara, al verse cara a cara con el meta culé, pero estrelló su cañonazo al palo derecho.

Y pudo llegar el cuarto gol barcelonista, en la primera ocasión de peligro de Lionel Messi, que haló cuatro marcas desde la zona media colindante al área hasta que sobre sector izquierdo sacó un zurdazo cruzado que desvió el arquero sevillista.

Sobre 73 minutos, el Barça tuvo que hacer un cambio imprevisto en la agenda: Jean-Clair Todibo abandonó lesionado y el juvenil uruguayo Ronald Araújo lo sustituyó.

Leo Messi se sumó a la fiesta en los minutos finales. Con un tiro libre, sobre 78 minutos, el argentino mandó la pelota a las redes de Vaclik, quien pese a la estirada no alcanzó a tocar la flecha que lanzó el "10" al ángulo izquierdo.

Y pese a que la paliza era más que evidente, el uruguayo Suárez intentó el quinto, pero Vaclik se jugó el físico para sacarla y en la contra, el Barcelona se quedó con dos menos tras las expulsiones de Araújo, por falta al borde del área sobre Chicharito cuando el mexicano estaba por rematar a Ter Stegen y luego a Dembélé, por reclamar. 

 

0
0
0
s2sdefault