Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El gol 600 de Lionel Messi con el Barcelona fue la cereza al pastel de un partido donde los catalanes tuvieron malos ratos, pero su efectividad fue la diferencia para ir con solvencia a Anfield

Un doblete en el segundo tiempo de Lionel Messi y otro tanto del uruguayo Luis Suárez condenaron al Liverpool (3-0) en la ida de semifinales de la Liga de Campeones y acercaron al Barcelona a la final que se disputará en Madrid.

La presencia del chileno Arturo Vidal, en lugar del brasileño Arthur Melo, fue la principal novedad en la alineación del Barcelona para recibir al Liverpool, mientras Roberto Firmino ingresó apenas en el 78′, guardado por el DT Jurgen Klopp debido a molestias físicas.

El Camp Nou, lleno a reventar esta noche, se dio cuenta del delicado momento por el que atravesaba el equipo y decidía aumentar la presión ambiental, pero el Barça seguía persiguiendo sombras en lugar de defender con el balón, como es natural en él.

El Barcelona abrió el marcador con un tanto de Luis Suárez en el minuto 26, posterior a un pase de Jordi Alba y, tras la reanudación, resistió al equipo inglés, que gozó de tres ocasiones claras que resolvió Ter Stegen, que tuvo un partido excepcional con los catalanes.

Los locales retomaron el control del partido cuando Messi apareció en el minuto 75 para anotar a placer, con la portería vacía tras aprovecharse de un disparo de Luis Suárez repelido por el travesaño.

Siete minutos después, el rosarino se inventó un golazo de tiro libre directo que entró por la escuadra derecha de la portería defendida por Alisson. Su manera de llegar a los 600 goles en toda la historia de clubes con el FC Barcelona. La vuelta se disputará la próxima semana en Inglaterra, pero con una amplia ventaja.

 

0
0
0
s2sdefault